Así se hizo… nuestro monasterio

“Dad gracias al Señor porque es bueno,

porque es eterna su misericordia.”  (Salmo 135)

            Este es el sentimiento que nos brota espontáneamente del corazón al recorrer con la mirada la historia de nuestro monasterio, y descubrir en todo este camino tantos dones y regalos que el Señor nos ha hecho a nosotras, sus moradoras, y también a toda su Iglesia. Cien años van a cumplirse ya, el 31 de mayo de 2020, de la fundación de una comunidad de Hermanas Pobres de Santa Clara en esta villa de Cantalapiedra (Salamanca), y para celebrarlo y dar gracias a Dios por su bondad, nuestra madre la Iglesia nos ha concedido el don inestimable de prepararnos con todo un año jubilar, regalándonos con ello la posibilidad de obtener una indulgencia plenaria.

            Con la celebración de este año centenario no deseamos más que dar a conocer a los que se acerquen a esta casa la infinita bondad y misericordia de Dios, que durante todo este tiempo de gracia ha querido manifestar, desde este apartado rincón de la geografía española, la grandeza de su Amor hacia nosotros, sus hijos, y el tierno deseo de su Sagrado Corazón de estar siempre cerca de nosotros para ser nuestro consuelo y fortaleza, nuestra luz y nuestra alegría. Si bien las obras grandes de Dios a menudo transcurren en lo escondido, ocultas a los ojos del mundo, nosotras no podemos menos de comunicar a todos que “el Señor ha estado grande con nosotras, y estamos alegres.” Además, sabemos por experiencia que a través de estos sencillos caminos, el Señor hará llegar calladamente su gracia a tantos que le buscan o le necesitan y que, al conocer que Él está esperándoles en cada Sagrario, y de un modo especial en esta casita de su Sagrado Corazón, se acercarán a su Corazón vivo y palpitante, y se dejarán colmar de su Amor y Misericordia.

            Por ello, invitamos a todos a conocer la historia de esta obra de amor del Sagrado Corazón de Jesús, y a beber del río de gracias que brota de su Corazón y que Él mismo quiso que manara como un torrente en este monasterio que Él mismo fundó. Acerquémonos a beber de su Corazón, y comuniquémosle al mundo entero la grandeza de su Amor.

Así se hizo… nuestro Monasterio

“Si las criaturas me dejasen hacer, Yo las colmaría de beneficios y haría en ellas verdaderas maravillas”. Estas palabras que el Sagrado Corazón de Jesús dirigió a nuestra madre María Amparo recogen el ímpetu del anhelo del Señor por encontrar corazones que se dejen amar por Él, y que confíen plenamente en ese Corazón que, …

Continuar leyendo

Centenario de la Fundación

Un Corazón vivo y palpitante, hoy             Son ya cien años de camino recorrido en la casa del Sagrado Corazón, y no son cien años de una presencia estática, invariable, sino que, al ser una historia escrita por la mano de Dios, Él hace que esté viva, llena de ilusión y de amor, y repleta …

Continuar leyendo