Jubileo Con Robledo de Chavela

El día 19 de octubre, recibimos en nuestro monasterio la peregrinación de 50 personas procedentes de la parroquia de la Asunción de Ntra. Señora, de Robledo de Chavela, Madrid, acompañados con Don José Pereira,  su párroco, con motivo del año jubilar que estamos celebrando por nuestros cien años de fundación.

La visita consistió primeramente, en un encuentro con parte de las hermanas de la  Comunidad en el locutorio. Durante el mismo pudimos hablar de temas que nos interesaban a todos  e intercambiar preguntas sobre la vocación, nuestra forma de vida…así mismo  nos pidieron que alguna hermana diera testimonio de su conversión etc. Ellos nos contaron que el día 14 de septiembre la parroquia había ido al Cerro de los Ángeles, Getafe, donde habían hecho todos juntos la consagración al Sagrado Corazón. Tuvimos un compartir muy ameno en el Corazón de Cristo.

Tras este encuentro pasaron al Templo para hacer un rato de adoración con el Santísimo expuesto. A continuación D. José, dio la bendición y celebramos la Santa Misa votiva del Sagrado Corazón. Don José en la homilía nos exhortó sobre cuál es la verdadera devoción al Sagrado Corazón de Jesus y la importancia que tiene ser verdaderamente conscientes de que Jesús en la Eucaristía nos presenta Su Corazón vivo que late de Amor por cada uno de nosotros y que espera nuestra respuesta; respuesta de amor también, como Él mismo le indicó a Santa Margarita María  de Alacoque.

D. José puso mucho énfasis en cómo le afecta esa respuesta nuestra al Señor, así como nuestra indiferencia; también destacó la importancia de ser reparadores de ese Corazón y nos invitaba a todos a hacer oración como medio para vivir unidos a Él.

Tras la Eucaristía, todos juntos rezamos la oración del año jubilar  para  ganar la indulgencia, tras haber pasado todos juntos la Puerta Santa.

De nuevo  regresaron al locutorio, donde pudieron ver la proyección del video sobre nuestra madre María Amparo y la fundación del Monasterio, que hemos preparado para la ocasión.

Después de la comida continuaron la peregrinación hacia Madrigal de la Altas Torres.

Deseamos que el Señor haya derramado sus gracias en todos ellos y sus familias. Que la alegría que nos manifestaron y la que les trasmitieron las hermanas haya llegado y llenado sus corazones y muy unidos en la oración, haciendo nuestras sus intenciones no podemos menos que agradecerles su visita y a pedir a Dios que los bendiga.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.